José Juan Castro Hernández

En la Macaronesia casi la mayoría de las especies se encuentra en una situación de sobrepesca o de agotamiento

José Castro, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, expuso el objetivo del proyecto PLASMAR, basado en la evaluación del stock de las diversas especies de los archipiélagos de la región macaronésica, Canarias, Madeira y Azores. “Intentamos determinar cuál es el estatus en el que se encuentran las poblaciones que están sobreexplotadas y así establecer cuáles serían los puntos de referencia que nos pueden servir para intentar hacer una gestión más acorde a la capacidad de respuesta que tienen esas poblaciones dentro del entorno de los tres archipiélagos”, explicó. En este sentido, Castro detalló que uno de los problemas a los que se han enfrentado en el desarrollo de este tipo de aproximaciones, ha sido la falta de datos que permitan tener una cierta exactitud de los cálculos. A este respecto, habló de “situaciones en las que nos hemos encontrado con mucha información y hemos tenido que recurrir a reconstrucciones de capturas que también muestran ese nivel de incertidumbre”. No obstante, la conclusión a la que han llegado ha sido que “en los tres archipiélagos, casi la mayoría de las especies se encuentran en una situación de sobrepesca o de agotamiento y están en una situación de sobreexplotación que es un tanto difícil para que estas especies puedan generar una mayor biomasa”. Es decir, “que es difícil que las poblaciones puedan ser sostenibles en su situación actual”, lo que requiere una reducción del esfuerzo pesquero, tanto por parte de las flotas profesionales de tipo industrial o artesanal, como de los otros colectivos de pesca que actúan sobre este tipo de especies.

Asimismo, Castro puntualizó que “hay que tener en cuenta que en Canarias las especies se concentran fundamentalmente sobre la plataforma que está muy cerca de la costa”, donde existe una acumulación de biomasa y son zonas fácilmente explotadas y sobreexplotables. Ello genera una situación de “peculiaridad y peligrosidad”, explicó el profesor, “en el sentido de que podemos provocar que las especies se agoten y que todos los sistemas o los sistemas medidos entren en una situación de desequilibrio” llegando a generar ciertos colapsos en alguna de estas especies y con ello drásticas consecuencias económicas y sociales. No obstante, Castro insistió en que “el problema fundamental con el que nos encontramos es el nivel de incertidumbre que tienen este tipo de aproximaciones, lo que genera que la gestión pesquera tenga que ser también puesta en marcha aplicando el principio de precaución en su máxima extensión”. Es decir, establecer puntos de referencia que reduzcan el esfuerzo pesquero hasta que se frene la explotación y el colapso de este tipo de recursos, que son principalmente peces, crustáceos y moluscos.

Como conclusión, Castro expresó que “en todos los casos, salvando las especies migradoras, se presentan síntomas de agotamiento y de sobreexplotación que plantean situaciones de gestión necesarias y que requieren la reducción de recursos pesqueros de todas las flotas”.

José Castro, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, expuso el objetivo del proyecto PLASMAR, basado en la evaluación del stock de las diversas especies de los archipiélagos de la región macaronésica, Canarias, Madeira y Azores. “Intentamos determinar cuál es el estatus en el que se encuentran las poblaciones que están sobreexplotadas y así establecer cuáles serían los puntos de referencia que nos pueden servir para intentar hacer una gestión más acorde a la capacidad de respuesta que tienen esas poblaciones dentro del entorno de los tres archipiélagos”, explicó. En este sentido, Castro detalló que uno de los problemas a los que se han enfrentado en el desarrollo de este tipo de aproximaciones, ha sido la falta de datos que permitan tener una cierta exactitud de los cálculos. A este respecto, habló de “situaciones en las que nos hemos encontrado con mucha información y hemos tenido que recurrir a reconstrucciones de capturas que también muestran ese nivel de incertidumbre”. No obstante, la conclusión a la que han llegado ha sido que “en los tres archipiélagos, casi la mayoría de las especies se encuentran en una situación de sobrepesca o de agotamiento y están en una situación de sobreexplotación que es un tanto difícil para que estas especies puedan generar una mayor biomasa”. Es decir, “que es difícil que las poblaciones puedan ser sostenibles en su situación actual”, lo que requiere una reducción del esfuerzo pesquero, tanto por parte de las flotas profesionales de tipo industrial o artesanal, como de los otros colectivos de pesca que actúan sobre este tipo de especies.

Asimismo, Castro puntualizó que “hay que tener en cuenta que en Canarias las especies se concentran fundamentalmente sobre la plataforma que está muy cerca de la costa”, donde existe una acumulación de biomasa y son zonas fácilmente explotadas y sobreexplotables. Ello genera una situación de “peculiaridad y peligrosidad”, explicó el profesor, “en el sentido de que podemos provocar que las especies se agoten y que todos los sistemas o los sistemas medidos entren en una situación de desequilibrio” llegando a generar ciertos colapsos en alguna de estas especies y con ello drásticas consecuencias económicas y sociales. No obstante, Castro insistió en que “el problema fundamental con el que nos encontramos es el nivel de incertidumbre que tienen este tipo de aproximaciones, lo que genera que la gestión pesquera tenga que ser también puesta en marcha aplicando el principio de precaución en su máxima extensión”. Es decir, establecer puntos de referencia que reduzcan el esfuerzo pesquero hasta que se frene la explotación y el colapso de este tipo de recursos, que son principalmente peces, crustáceos y moluscos.

Como conclusión, Castro expresó que “en todos los casos, salvando las especies migradoras, se presentan síntomas de agotamiento y de sobreexplotación que plantean situaciones de gestión necesarias y que requieren la reducción de recursos pesqueros de todas las flotas”.