Carlos Alberto Pestana Andrade

La planificación del espacio marítimo es fundamental para la promoción de la economía azul

Carlos Andrade, vocal del Observatório Oceânico da Madeira y jefe de la Divisão de Aquicultura da Direção Regional do Mar, explicó que su papel en el proyecto PLASMAR en representación de la Agência Regional para o Desenvolvimento da Investigação, Tecnologia e Inovação, ARDITE, trata de “esclarecer el papel de la economía azul en el archipiélago de Madeira y así buscar fórmulas para encuadrar su desarrollo y promoción en el espacio marítimo”. En cuanto al trabajo realizado para este proyecto, Andrade comentó que incluye “la identificación de las principales actividades marítimas en la isla de Madeira para después intentar encontrar, con las características de la economía azul, una manera de reunir los datos y aplicarlos en una planificación del espacio marítimo”. Pues, en su opinión, “la planificación del espacio marítimo es fundamental para la promoción de la economía azul” porque “a través del espacio marítimo promovemos una armonía de las actividades marítimas y una forma de desarrollarlas más integrada y sostenible”.

Asimismo, Andrade dejó constancia del trabajo realizado durante años en el área de acuicultura, desde el punto de vista de la planificación y desarrollo de proyectos piloto y de investigación “que han hecho que nuestra participación en el proyecto se centre en este área y, por lo tanto, a través de nuestra experiencia en la acuicultura, proyectamos nuestro saber, conocimiento y experiencia para aportar al proyecto algo de mayor interés para las tres regiones de la Macaronesia”. Para ello, subrayó, “a través de nuestra acción en el campo de la planificación marítima para la acuicultura, damos espacio a que las empresas del sector se desarrollen con mayor seguridad y que tengan una relación más armoniosa con las otras actividades del espacio marítimo” como son la pesca, actividades ligadas al turismo y a la conservación de la naturaleza, enumeró. Como conclusión, Andrade señaló que “lo que buscamos aquí es integrar la acuicultura en la cultura de estas actividades económicas y permitir también una relación armoniosa en el desarrollo de áreas marítimas protegidas”.

Carlos Andrade, vocal del Observatório Oceânico da Madeira y jefe de la Divisão de Aquicultura da Direção Regional do Mar, explicó que su papel en el proyecto PLASMAR en representación de la Agência Regional para o Desenvolvimento da Investigação, Tecnologia e Inovação, ARDITE, trata de “esclarecer el papel de la economía azul en el archipiélago de Madeira y así buscar fórmulas para encuadrar su desarrollo y promoción en el espacio marítimo”. En cuanto al trabajo realizado para este proyecto, Andrade comentó que incluye “la identificación de las principales actividades marítimas en la isla de Madeira para después intentar encontrar, con las características de la economía azul, una manera de reunir los datos y aplicarlos en una planificación del espacio marítimo”. Pues, en su opinión, “la planificación del espacio marítimo es fundamental para la promoción de la economía azul” porque “a través del espacio marítimo promovemos una armonía de las actividades marítimas y una forma de desarrollarlas más integrada y sostenible”.

Asimismo, Andrade dejó constancia del trabajo realizado durante años en el área de acuicultura, desde el punto de vista de la planificación y desarrollo de proyectos piloto y de investigación “que han hecho que nuestra participación en el proyecto se centre en este área y, por lo tanto, a través de nuestra experiencia en la acuicultura, proyectamos nuestro saber, conocimiento y experiencia para aportar al proyecto algo de mayor interés para las tres regiones de la Macaronesia”. Para ello, subrayó, “a través de nuestra acción en el campo de la planificación marítima para la acuicultura, damos espacio a que las empresas del sector se desarrollen con mayor seguridad y que tengan una relación más armoniosa con las otras actividades del espacio marítimo” como son la pesca, actividades ligadas al turismo y a la conservación de la naturaleza, enumeró. Como conclusión, Andrade señaló que “lo que buscamos aquí es integrar la acuicultura en la cultura de estas actividades económicas y permitir también una relación armoniosa en el desarrollo de áreas marítimas protegidas”.